7 agosto 2018

Como actuar ante un chubasco cuando navegamos

img-20180701-wa0009

MANIOBRAS DE UN BARCO AL PASO DE UN CHUBASCO

  • Antes de nada; definimos que es un chubasco, se trata de un fenómeno atmosférico que se caracteriza por su corta duración y por las variaciones violentas y rápidas de su intensidad.
  • Los chubascos pueden ser de distintos tipos: de agua, de nieve, de viento, de agua y viento, de granizo.
  • En primer lugar; si observamos que se acerca un chubasco, tendremos en cuenta la estanqueidad de la embarcación, con lo cual, cerraremos y trincaremos todos los orificios posibles.
  • Si el paso del chubasco resta visibilidad, habrá que tener en cuenta el Reglamento de Abordajes:
  • Encender las luces de situación.
  • Emitir las señales fónicas correspondientes.
  • Aumentar la vigilancia.
  • Reducir trapo en los veleros.
  • Y tener lista la máquina o motor para variar las revoluciones.
  • Resaltar que; el chubasco de viento es un cambio brusco de intensidad y, a veces, también de dirección del viento, que se presenta con gran frecuencia estando el cielo despejado, resultando peligroso por la imposibilidad de preverlo con suficiente antelación.
  • Un buque está en mejores condiciones de aguantar mal tiempo cuando recibe el viento y la mar por la proa por lo tanto, un velero aguantará ciñendo y con poco trapo.
  • Recordar que, los pesos se alojarán a popa para que la proa vaya más airosa y el personal que no tenga cometido se sentará en el plan y llevará los chalecos salvavidas puestos.
  • Una vez que haya pasado el chubasco, si ha dejado mucho oleaje, habrá que capear y tomar las precauciones necesarias.